Las estaciones de esquí y sus responsabilidades

Entre las responsabilidades a las que están las estaciones de esquí, no solamente se encuentran el servicio, están contratar alta luz en el momento oportuno, prestar las atenciones que se requieren al cliente antes, durante y después de las actividades, sino que además, estas se encuentran sujetas a tomar responsabilidad en el caso de que la estación pueda incurrir en accidentes sufridos dentro de la misma.

Suele ser innumerable la casuística de los distintos accidentes que pueden ocurrir en el transcurso de una estación de esquí, por lo que de momento, solo se considerarán los que suelen ser los más habituales como por ejemplo, los golpes que suelen darse contra los elementos que integran la misma, sean con o sin su debida protección, diversos accidentes que son ocasionados por la ausencia de señalización cando la pista cuenta con obstáculos como piedras, ausencia de nieve, entre muchos más, y posiblemente lo que más dudas genera es la responsabilidad que se debe tomar debido a los accidentes ocurridos en lo que se denomina “fuera de pista”.

En su mayoría, las estaciones de esquí que se ubican dentro del territorio español pertenecen a ATUDEM que es la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña, por lo que se encuentran sometidas a un reglamento interno que se refiere a la forma en la que deben funcionar. En tal situación, resulta una obligación para las estaciones garantizar, en la medida de lo posible, la total seguridad dentro de las pistas que se encuentran abiertas, de modo que estas se encuentren preparadas, balizadas, señalizadas y controladas por la Estación a fin de minimizar la gran variedad de peligros que se pueden encontrar en la montaña que el usuario quizás no haya podido prever en el momento en el que inicia su descenso, pero también al entrar en la pista.

Fuera de las pistas abiertas, el esquí se practica bajo la entera responsabilidad del usuario. La práctica del esquí fuera de las pistas abiertas se practica bajo la entera responsabilidad del usuario. Pero esta no es una situación que solo le competa a la estación, sino que el usuario tampoco debe dejar a un lado que la práctica del esquí se considera por la jurisprudencia, como deporte de alto riesgo, aun cuando este sea practicado dentro de las pistas balizadas, por lo que los usuarios no solo cuentan con derechos, sino también responsabilidades y obligaciones.

El Reglamento de ATUDEM se estipula como área esquiable a esa zona que ha sido delimitada como para practicar el esquí, o bien, otra actividad que se encuentre relacionada con la nieve. Dentro de dicha área que es esquiable, se pueden distinguir dos zonas:

Zona de pistas: estas son las que se encuentran balizadas, preparadas, y señalizadas por la estación. Los nexos de unión entre dos pistas también son consideradas zonas de pistas.

Zona fuera de pistas: se trata de zonas que, aunque se haya podido acceder a las mismas por medio de remontes de la estación, estas no están preparadas, señaladas ni balizadas por la misma de modo que no han sido ni controladas ni protegidas por la estación contra los peligros que son inherentes a la montaña.