Si llega la temporada de nieve, no te quedes en casa y ve a hacer Esquí

Cada una de las estaciones del año cuenta con fanáticos y detractores, pero de igual y aunque seas el Director Caixabank, también debes tomar tus esquíes si es invierno e ir a disfrutarlo. Y es que con la llegada de la temporada de nieve resulta de gran importancia encontrar diversas propuestas que contribuyan con el disfrute de la misma, pero también para no dejar pasar nada por alto en tu maleta y que sean inolvidables tus días en la montaña. Pero si ya eres todo un experto en este tipo de viajes, entonces ya sabes perfectamente qué es lo que debes incluir, pero de no ser así, acá te dejamos algunas recomendaciones. 

Debes llevar contigo una maleta de nieve

Inicialmente se debe tener conciencia de cómo se va a viajar hasta el lugar que se ha elegido. Si te desplazas en coche no tendrás ningún inconveniente ya que puedes llevar contigo todo lo que vas a necesitar. En todo caso es importante que no dejes a un lado las cadenas de nieve para colocarlas a los neumáticos. Pero si tu viaje se realiza en transporte público como en tren, autobús o avión, debes averiguar sobre todas las condiciones que estos exigen en cuanto a los equipajes. Si ésta será tu forma de viaje, posiblemente resulta  más económico y cómodo alquilar el material para esquiar una vez que has llegado al destino, ya que las estaciones acostumbran a alquilar este tipo de implementos. 

Decisión tomada

Siendo seleccionada la opción de ir en carro, entonces lo ideal es ir a llenar la maleta. Y lo más obvio es, meter en ella la ropa para esquiar. Con la idea de sobrevivir al frío, lo más recomendable es usar prendas que generen el suficiente calor, es decir, ropa interior especial para este clima, camisetas térmicas y por supuesto el forro polar se convierten en los complementos básicos para quien desea esquiar. 

De la misma manera, se debe llevar encima ropa térmica toda la que se pueda, de lo contrario la pasarás muy mal. Es posible que nuestro viaje no sea tan cómodo por la cantidad de capas, e incluso realizar los movimientos en la pista, pero no hay de otra. Seguidamente y por encima de toda la ropa térmica, se recomienda colocar un buen mono de esquí que sea impermeable, que esté no sea muy ancho, pero tampoco estrecho ya que podrían hacer difíciles las maniobras con los esquís. 

Seguidamente, las extremidades como los pies y las manos deben ir cubiertos, de igual manera la cabeza. Las botas deben ser de tu talla con rigidez lateral e impermeables junto a unos calcetines transpirables. Las manos deben cubrirse con guantes que permitan el movimiento natural de las manos. Si eres de los que se paralizan con el frío, entonces usa unos guantes delgados debajo y otros impermeables encima. En cuanto a la cabeza, es necesario un gorro que cubra todo y que además ajuste de la mejor manera. Pero también un buen casco, que nos proteja de ser necesario ante algún accidente. 

El sol no será nuestro amigo así que no debemos dejar de un lado las gafas y de manera adicional debes usar crema de alta protección. Se deben cubrir los ojos con unas gafas de sol fiables con el fin de evitar cualquier lesión ocular. Y tampoco puedes olvidar tu crema hidratante para el cuerpo para prevenir que se seque y cuartee la piel junto a un bálsamo labial.

Practicar esquí es una actividad agotadora, de manera que lleva contigo algunas barritas energética o frutos secos en los bolsillos para que no pares de disfrutar.