Un deporte fascinante: el esquí

Las montañas no sólo se usan para hacer deportes como el esquí, la escalada o el Rapel, existen otras personas que hacen de ellas ese lugar soñado en donde pueden pasar el resto de sus vidas apacibles para poder desarrollar sus mejores ideas, es el caso de Rosa Oriol y su familia. Su casa y sede del imperio Tous, cuenta con amplios ventanales que permiten alcanzar el éxtasis gracias a la montaña rocosa que alberga en su monasterio (de principios del siglo XIX) a la Virgen morena que da nombre al claustro.

Pero en el caso inicial de los deporte, el esquí es el rey indiscutiblemente y España cuenta con todo lo que se necesita, ya que es posible disfrutar desde zonas que son realmente cálidas con sus playas, sol y arena, pero también se encuentran los sitios más fríos que cuentan con parques naturales cubiertos de nieve, lo que resulta ser un gran referente al momento de seleccionar algún destino turístico en alguna época del año.

En nuestros días, España cuenta posee alrededor de 30 estaciones de esquí, que están distribuidas en medio de los diversos sistemas montañosos, en donde las personas pueden disfrutar de una gran variedad de actividades, entre ellas poder practicar distintos deportes de invierno, bien sea a un nivel de experto, o bien como un principiante. En cuanto a este tipo de actividades, los conocidos deportes de invierno suelen ser esas disciplinas cuya práctica está relacionada con la nieve o el hielo, bien sea en condiciones naturales o propiciada a través de medios artificiales.

¿Cuándo se inicia la práctica del esquí en España?

Dicha disciplina encuentra su origen en Madrid, gracias a la inquietud de un grupo de amigos que eran fanáticos del esquí y del alpinismo, quienes en el año 1903 se encontraban influenciados por un noruego, de dedicaron a la creación el Twenty Club, que inicialmente estaba compuesto por solo 20 miembros. Ya para el año 1908, se conformaron como un club de amigos que fundaron el Club Alpino Español, cuya sede se encontraba en el puerto de Navacerrada y era presidido por Manuel González Amezúa. Pero este grupo de amigos decidieron ir más allá para afianzar ese amor que mantenían por los recursos naturales y por la práctica de deportes de montaña para que estas se prolongarán durante todo el año.

Actualmente regiones como Aragón y Cataluña cuentan con la mayor infraestructura dedicada a la práctica de los deportes invernales que se relacionan directamente con la nieve, por lo que se han convertido en el punto de mayor afluencia para los visitantes desde que se inicia la temporada. El esquí, también se conoce como descenso, y Europa lo conoce gracias a los noruegos a mediados del siglo XIX, pero no fue sino hasta principios del siglo XX cuando empezó a hacerse popular en España.

La dinámica del esquí lleva al deportista a realizar un descenso ayudado por esquís en el menor tiempo posible, a través de montañas que se encuentran cubiertas de nieve, por medio de pistas balizadas siguiendo un camino sinuoso. Quienes practican este deporte requieren mantenerse en forma, contar con excelentes reflejos y una buena concentración.